2. GÉNERO Y ORIGEN DE LA DIETA MEDITERRÁNEA

16.04.2015 00:30

 

LA DIETA MEDITERRÁNEA

¿Qué es la Dieta Mediterránea?

La Dieta Mediterránea es una forma de vida.

No es una "dieta" en el sentido que comúnmente se entiende como un "régimen de alimentación para perder peso", es más una "dieta" en el sentido etimológico de la palabra (del griego διατροφή) que significa modo o hábito de vida.

Es una forma de vivir que engloba, claro está, aspectos dietéticos y hábitos de alimentación, pero también formas de socialización, de trabajo, de respeto por el medio, etc. que van más allá de un modo concreto de alimentarse. 

 

PATRIMONIO INMATERIAL CULTURAL DE LA HUMANIDAD

¿Por qué tiene tanta importancia y se habla tanto de ella?

El 16 de noviembre de 2010, el Comité Intergubernamental de la UNESCO encargado de Salvaguardar el Patrimonio Cultural Inmaterial, reunido en Nairobi (Kenia), acordó inscribir la Dieta Mediterránea en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

La candidatura había sido presentada en Agosto de 2009 por 4 países: España, Grecia, Italia y Marruecos.

En 2013 la DIETA MEDITERRÁNEA fue efectivamente inscrita en dicha lista.

 

EL ORIGEN

¿Cuándo, cómo y dónde se originó?

Las primeras referencias científicas a la Dieta Mediterránea son del año 1948, cuando Leland G. Allbaugh estudió el modo de vida de 128 hogares de la isla de Creta y, entre otros aspectos, comparó su alimentación con la de Grecia y EE UU.

En 1953 se publicaron los primeros resultados ("Crete: A Case Study of an Underdeveloped Area"), que mostraban una baja incidencia de mortalidad por enfermedad coronaria asociada a una intensa actividad física y a unas pautas dietéticas caracterizadas por la austeridad, el alto consumo de vegetales y el abundante uso de aceite de oliva.

Posteriormente, en 1956, el fisiólogo norteamericano Ancel Keys comenzó sus investigaciones sobre la enfermedad coronaria con el "Estudio de siete países" (Coronary heart desease in seven countries) que se llevó a cabo en Italia, Yugoslavia, Grecia, Holanda, Finlandia, Estados Unidos y Japón y que duró 25 años.

Keys y sus colaboradores constataron que la incidencia de las enfermedades coronarias era menor en las zonas del sur de Europa y en Japón. Sospecharon que en el estilo de vida, al que denominaron "Mediterranean way", existía algún factor o factores protectores.

Describieron este estilo de vida como muy activo y caracterizado por la frugalidad en la dieta, el frecuente consumo de vegetales y la escasez de productos de origen animal. Con la divulgación de los resultados del Estudio y la publicación de varios libros de Ancel Keys el "Mediterranean style" dio paso al concepto que conocemos de Dieta Mediterránea.

 

EL ESTUDIO DE 7 PAISES

¿SABÍAS QUÉ?

En el Estudio de siete países se recogieron datos de 13.000 personas de 40 a 69 años, pero todos eran HOMBRES.

Entre las conclusiones destaca la asociación entre la enfermedad coronaria y varios factores: el consumo de grasas saturadas, el colesterol en sangre y la hipertensión arterial.

Los resultados fueron y aún son, por diferentes motivos, objeto de acaloradas discusiones y de no pocas críticas, sin embargo, muchas de las premisas y de las conclusiones, equivocadas o no, han influido en gran medida en las actuaciones posteriores y siguen teniendo consecuencias en nuestros días.

El "pequeño detalle" referente al sexo de los participantes debería ser siempre tenido en cuenta para no generalizar a toda la población las conclusiones.

En los servicios sanitarios y en las investigaciones en salud pueden existir sesgos de género por:

   - Asumir erróneamente que la situación de salud de las mujeres y los hombres y sus riesgos son similares  

   - Asumir que son diferentes cuando realmente son similares (Ruiz, 2001; Ruiz-Cantero y cols., 2007)

 

OTROS ESTUDIOS

¿Qué sabemos hoy?

Paralelamente se han llevado a cabo Estudios que han incluido participantes de ambos sexos (Framingham Heart Study, Predimed) y otros que han incluido únicamente mujeres (Nurses´ Health Study, Women´s Health Initiative), que en algunos casos han corroborado los datos hallados por Keys.

Sin embargo, 70 años después del comienzo del Estudio Framingham (1948), las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la principal causa de mortalidad total.

Datos recientes (Gil, M., 2007) indican que las tasas de incidencia se ha reducido en los hombres de 35-64 años durante el período 1990-1999, pero no en los de 65-74 años, lo cual indica que las medidas preventivas han elevado la edad a la que se observa el infarto de miocardio o su recurrencia en los varones; sin embargo, no se observaron cambios en la tasa de incidencia de las mujeres.

 

ESTUDIOS RECIENTES

Un estudio reciente realizado en Noruega (HUNT 2), que incluyó 52.087 personas (24.235 mujeres y 27.852 hombres) muestra la necesidad de revisar el nivel de colesterol como factor de riesgo, al haber encontrado asociación inversa entre niveles moderadamente altos de colesterol y mortalidad, especialmente en las mujeres.

(Halfdan Petursson MD., 2012)

 

Mortalidad por ECV

* Hombres

* Mujeres

 

 

 

 

Niveles de colesterol en sangre 5-7 mmol/L (193,35 - 270,69 mg/dL)

 

 

Mortalidad por cualquier causa

  * Hombres

 * Mujeres

 

 

 

 

 

Niveles de colesterol en sangre 5-7 mmol/L (193,35 - 270,69 mg/dL)

 

 

Si estos resultados son contrastados en Estudios posteriores y pueden ser trasladados a otras poblaciones, algunos de nuestros planteamientos tendrán que cambiar, sobre todo en el caso de las mujeres, para corregir el sesgo de género en el tratamiento de estas patologías.

La enfermedad cardiovascular en las mujeres es un ámbito susceptible de mejora, tanto en la prevención como en el diagnóstico, manifestándose una sintomatología diferenciada y no siempre percibida. Pero también los parámetros fisiológicos pueden manifestarse de manera específica, existiendo la necesidad de profundizar en su conocimiento para evitar, como en otros campos sucede, una excesiva medicalización de las mujeres. 

Descartado el colesterol total como parámetro de riesgo claro, supimos en los 80 (gracias a los resultados del estudio Framingham) que el HDLc moderadamente alto es protector (>40mg/dL hombres, >50mg/dL en mujeres) y hoy se estudian nuevos factores de riesgo cardiovascular (sabemos que todas las LDLc no son iguales, que es determinante el número de partículas LDLc y HDLc y no tanto la cantidad de colesterol que contienen), se sigue investigando el papel exacto de los triglicéridos, parece que recientes publicaciones (Cai Z,2015) asocian niveles bajos de testosterona con el nivel de lípidos en sangre (después de todo el colesterol es su precursor...) y se sigue investigando la relación real entre algunos factores dietéticos, la ECV y los niveles de lípidos en sangre (Estudio Predimed).

Mientras la ciencia continúa avanzando podemos utilizar algunos índices que se relacionan con mayor riesgo aterogénico:

- Colesterol total/HDL (valor recomendado menor que 5, ideal menor a 3,5)

- Triglicéridos/HDL  (valor recomendado menor que 3)

- LDL/HDL (valor recomendado menor que 3)

 

UN INTERESANTE CAMPO PARA SEGUIR INVESTIGANDO Y APRENDIENDO....

                  

REALMENTE EL ESTUDIO DE ANCEL KEYS PUEDE TENER SUS PUNTOS DÉBILES, PUEDE SER CRITICADO Y CUESTIONADO....

....Y QUIENES LO REBATEN PUEDEN TENER RAZÓN....

 

PERO....ES UN HECHO QUE VIVIÓ 101 AÑOS, MURIÓ EN 2004 CON UN ESTADO MENTAL ENVIDIABLE....Y SU ESPOSA MARGARET....

(BIOQUÍMICA, QUE CONTRIBUYÓ EN GRAN MEDIDA A SUS PUBLICACIONES), TENÍA 98 AÑOS EN ESA FECHA....

 

NUNCA SABREMOS SI SU SECRETO FUE "THE MEDITERRANEAN STYLE"....PERO OS ASEGURO QUE....

POR SI A CASO...... ¡¡¡ YO ME APUNTO !!!

 

ALIMENTATE BIEN PARA MANTENER LA SALUD....

 

jackieandres@gmail.com