7. CARNE ROJA Y CÁNCER COLORRECTAL (CCR)

18.11.2015 00:30

 

CÁNCER

El cuerpo está compuesto por millones de millones de células vivas. Las células normales del  cuerpo crecen, se dividen para crear nuevas células y mueren de manera ordenada. Sin embargo, en el cáncer algunas células comienzan a crecer de manera descontrolada. Las células se transforman en células cancerosas debido a una alteración en el ADN. El ADN  se encuentra en cada célula y dirige todas sus actividades. En una célula normal, cuando se altera o daña el ADN, la célula repara la alteración o muere. Por el contrario, en las células cancerosas el ADN alterado no se repara, y la célula no muere como debería. En su lugar, esta célula alterada produce más células que el cuerpo no necesita. Todas las estas células tendrán el mismo ADN alterado.

 

CÁNCER COLORRECTAL (CCR)

Cáncer colorrectal se emplea para definir el cáncer que se origina en el colon o el recto. La mayoría de los cánceres colorrectales se desarrollan lentamente durante varios años (usualmente unos 10-20 años). Inicialmente, el cáncer se inicia con un crecimiento de tejido o un tumor que es un pólipo no canceroso en el revestimiento interno del colon o del recto. Algunos pólipos pueden transformarse en cáncer. Se estima que  menos del 10% de ellos pueden progresar a un cáncer invasivo.

 

 

Un 15-30% de los cánceres colorrectales presentan un componente hereditario.  Sin embargo, el tipo de cáncer colorrectal más frecuente suele ser “esporádico”, estimándose en un 70-85% de los cánceres colorrectales y en estos casos los pacientes no presentan un factor de riesgo genético.

 

RELACIÓN CARNE ROJA - CÁNCER COLORRECTAL

Los estudios sobre la relación entre consumo de carne roja (ovino, bovino y porcino) y CCR muestran resultados dispares,  Esto puede ser debido probablemente por la inclusión de carnes procesadas  (por ejemplo, salchichas) en algunos de ellos, y por la distinta forma de preparación de las carnes. Los estudios más recientes con cohortes amplias sí muestran una asociación débil entre consumo de carne roja y CCR.

 

La mayoría de los estudios sugieren que el riesgo de CCR asociado al consumo de carnes se debe a la formación de compuestos mutagénicos durante el cocinado a altas temperaturas, pocos trabajos se han centrado en productos del metabolismo de estos compuestos y de las grasas. Además se ha descrito que por cada aumento de 100 gramos al día de carne roja y 50 gramos de carne procesada aumenta el riesgo de CCR en un 20%. Resultados similares se han visto respecto a adenomas colorrectales.

 

POSIBLES MECANISMOS

Respecto a los carcinógenos que se producen durante el cocinado de las carnes, estos pueden producir daño oxidativo en el ADN, que se repara por la vía de reparación por escisión de bases (BER). Polimorfismos en esta vía pueden afectar a los niveles de lesiones en el ADN que se acumulan en la mucosa colorrectal e influyen en el riesgo de padecer CCR. 

Se cree que los distintos métodos de preparación de la carne roja (frita, parrilla) generaN distintas sustancias mutagénicas (aminas heterocíclicas, hidrocarbonos aromáticos policíclicos) dentro de la carne. Por otra parte, es posible que personas con un genotipo acetilador rápido sean más susceptibles a estos carcinógenos de la carne.

 

Adicionalmente, el  hierro hemo  se ha relacionado con un mayor riesgo de CCR en aquellos sujetos que tenían una mutación en el gen KRAS sin que existan mutaciones en el gen APC. El hierro hemo cataliza  la formación de radicales hidroxilo que puede provocar el daño del DNA, que puede promover mutaciones.

 

Por IKER ALEGRÍA LERTXUNDI

lertxundi83@gmail.com

 

 

REFERENCIAS

 

1.    Chan AT, Tranah GJ, Giovannucci EL et al. Prospective study of N-acetyltransferase-2 genotypes, meat intake, smoking and risk of colorectal cancer. Int J Cancer, 2005;115:648-52.

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ijc.20890/pdf

2.    Chan DS, Lau R, Aune D, et al. Red and processed meat and colorectal cancer incidence: meta-analysis of prospective studies. PLoS One 2011;6:e2045.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3108955/pdf/pone.0020456.pdf

3.    Gilsing AM, Fransen F, de Kok TM, Goldbohm AR, Schouten LJ, de Bruïne AP, van Engeland M, van den Brandt PA, de Goeij AF, Weijenberg MP. Dietary heme iron and the risk of colorectal cancer with specific mutations in KRAS and APC. Carcinogenesis. 2013;34(12):2757-66

https://carcin.oxfordjournals.org/content/early/2013/10/15/carcin.bgt290.full.pdf

4.    Levine JS, Ahnen DJ. Clinical practice. Adenomatous polyps of the colon. N Engl J Med. 2006;355: 2551-2557.

https://www.med.upenn.edu/gastro/documents/NEJMcolonicadenomas.pdf

5.    Mundade R, Imperiale TF, Prabhu L, Loehrer PJ, Lu T. Genetic pathways, prevention, and treatment of sporadic colorectal cancer.  Oncoscience. 2014:30;1(6):400-6.

https://www.impactjournals.com/oncoscience/files/papers/1/59/59.pdf

6.    Risio M. The natural history of adenomas. Best Pract Res Clin Gastroenterol. 2010;24: 271-280.

https://www.bpgastro.com/article/S1521-6918(10)00059-4/fulltext

7.    Sandhu MS, White IR, McPherson K. Systematic review of the prospective cohort studies on meat consumption and colorectal cancer risk: A meta-analytical approach. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2001; 10: 439-46.

https://cebp.aacrjournals.org/content/10/5/439.full.pdf+html

8.    Xu X, Yu E, Gao X, et al. Red and processed meat intake and risk of colorectal adenomas: a meta-analysis of observational studies. Int J Cancer 2013;132:437–448

https://www.plosone.org/article/fetchObject.action?uri=info:doi/10.1371/journal.pone.0020456&representation=PDF