6. GENÓMICA NUTRICIONAL

06.10.2015 00:30

 

GENÓMICA NUTRICIONAL

La Nutrición es el complejo proceso de utilización de nutrientes que permite el ciclo de la vida.

Por medio de la alimentación nos abastecen de sustancias que participan en distintas funciones para mantener un buen estado de salud.

Los alimentos que consumimos a diario contienen nutrientes, pero también miles de sustancias biológicamente activas que tradicionalmente no se han considerado nutrientes y que pueden ser potencialmente benéficas o perjuduciales para la salud.

La Genómica es la ciencia que estudia el Genoma (ADN).

De la interacción entre la genética y el medio (alimentación y otros factores) surge el fenotipo y depende, en gran medida, la salud o la enfermedad.

 

 

Se denominan polimorfismos aquellas variaciones en la secuencia del ADN individuales que afectan a más del 1% de la población (las que afectan a menos del 1% se denominan mutaciones) y son estas variaciones (polimorfismos) los que nos hacen susceptibles a la salud o la enfermedad.

La evidencia de interacciones gen-nutriente se identificó por primera vez en los errores innatos del metabolismo. Un ejemplo de éstos es la fenilcetonuria, que es un modelo monogénico. Sin embargo, en las enfermedades poligénicas, la expresión genética se determina por varios genes en combinación con otros factores no genéticos; esta última situación es la que se da en la hipertensión arterial, Diabetes Mellitus tipo 2 u Obesidad.

La integración de conocimientos y herramientas derivadas de la genómica en el ámbito de la nutrición, ha dado lugar a una nueva ciencia: genómica nutricional. Es una ciencia muy reciente y aún existe cierta confusión en la delimitación de sus conceptos.

La genómica nutricional se puede definir como el estudio de las interacciones entre el genoma (ADN) y los nutrientes.

 

 

Actualmente, la genómica nutricional puede subdividirse en dos partes muy bien definidas:

 

NUTRIGENÓMICA

La nutrigenómica estudia cómo los nutrientes de la dieta influyen en la homeostasis celular, alterando la expresión de los genes y la producción de proteínas y/o metabolitos (sustancias que se producen en las reacciones químicas que se dan dentro de las células).

Un ejemplo sorprendente y simple de cómo puede alterarse la expresión génica es un polimorfismo (SNPs) que modificó la tolerancia a la lactosa de la dieta (azúcar de la leche). La especie humana (al igual que otros mamíferos) era intolerante a la lactosa en la edad adulta hasta que una mutación ocurrida hace unos 9.000 años en poblaciones del norte de Europa permitió la expresión del gen de la lactasa en la etapa adulta. Esta adaptación que favorecería la supervivencia fue extendiéndose en aquellas sociedades que consumían leche.

La genómica nutricional se encuentra con diversos problemas a la hora de su desarrollo y posterior aplicación práctica. El más importante es que nuestra dieta está formada por muchos alimentos y que cada uno contiene miles de compuestos. Algunas moléculas se encuentran a concentraciones muy bajas, cuyo efecto en la salud debe tenerse en cuenta en el contexto de una exposición crónica a ellas.

 

NUTRIGENÉTICA

La otra vertiente de la genómica nutricional es la nutrigenética, que analiza cómo las distintas variantes del genoma humano influyen en la respuesta del organismo a los nutrientes, y cómo aumentan o disminuyen el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con la nutrición.

Hoy en día la nutrición personalizada está cobrando cada vez una mayor importancia, en esta personalización de la dieta no solamente se consideran características de las personas, sino que también se considera la genética de la persona.

Es de interés señalar que las recomendaciones nutricionales generales dirigidas a la sociedad son aquellas que producen un beneficio óptimo a la mayoría de la población. Sin embargo, una pequeña parte de ella no necesariamente respondan de la misma manera que la mayoría. La causa de este comportamiento anómalo es en muchos casos genética.

 

Por IKER ALEGRÍA LERTXUNDI

lertxundi83@gmail.com